Lo Principal

Pagó un departamento en un edificio y nunca se lo construyeron

Un hombre de Cipolletti adquirió un departamento en un tercer piso de un edificio que se pretendía construir en la calle Yrigoyen. La desarrolladora contaba con un plazo de 18 meses, aunque nunca entregó el inmueble. El cliente intentó conseguir una respuesta pero como no la obtuvo inició una mediación y después un juicio civil. El fallo fijó una indemnización con los intereses.

La sentencia del fuero de Civil de Cipolletti consideró que la constructora debía compensar al comprador por la suma de 987.632,00 pesos en concepto de capital. A esa cifra se le deberán añadir los intereses que se calculan con distintas fórmulas previstas en la normativa y en la jurisprudencia.

Según indicó en la demanda, el hombre creyó conveniente adquirir una unidad funcional en cuotas para luego alquilarla y obtener una renta. En ese contexto empezó a pagar cada una de las cuotas previstas e incluso adelantó para que la constructora tuviera suficientes recursos para levantar el edificio.

El plazo de 18 meses se cumplió y el inmueble nunca se construyó. El cliente buscó respuestas, envió una nota por escrito y dos cartas documentos a la empresa y a la persona que actuó como apoderado.

Casi seis meses después, el inversor tuvo por resuelto el contrato por exclusiva culpa del vendedor e inició los trámites judiciales para obtener el resarcimiento de los daños y perjuicios. La empresa no se presentó a la mediación ni al juicio civil.

Con las pruebas presentadas, la sentencia condenó a TC Ingeniería S.A y la conminó a cumplir con la indemnización por distintos rubros.

¿Cómo se calculan intereses?
En la página institucional del Poder Judicial existen varios modelos en línea que facilitan la realización de operaciones que muchas veces resultan complejas o controvertidas. Cada aplicación cuenta con un manual de instrucciones de fácil comprensión y con un soporte técnico para su constante actualización y optimización.

La determinación de los intereses que deben abonarse en los procesos judiciales, especialmente en los Civiles y Comerciales, Laborales o de Familia suele resultar materia de confrontación entre los involucrados en un litigio.
Las tasas varían según el tipo de juicio, el tiempo de mora, los pactos que puedan hacer las partes y las modificaciones que puedan establecer el Banco Central a través de sus resoluciones, el Poder Judicial (Corte Suprema de la Nación o Superior Tribunal Provincial) a través de su jurisprudencia, entre otras variables. Es por eso que muchas veces, aun existiendo una sentencia aceptada por los involucrados, se genera una nueva controversia a la hora de traducir en cifras los intereses fijados por el juez en su fallo.

Tras evaluar esa complejidad como un fenómeno repetido en toda la provincia, el Superior Tribunal de Justicia, por medio del Área de Informatización, desarrolló varias aplicaciones sencillas y de uso gratuito que están disponibles en el sitio web oficial www.jusrionegro.gov.ar. Además de la calculadora de intereses se puede acceder a las calculadoras de indemnización y de plazos legales.