Lo Principal

Mayor oralidad, celeridad y los delitos de violencia física serán investigados por fiscales

El Poder Judicial presentó ante la Subcomisión para la Redacción del Anteproyecto del Código de Procedimiento de Familia de la Provincia de Río Negro su propuesta, producto de casi dos años de trabajo de juezas, jueces y representantes de los Colegios de Abogados.

Compartir en Whatsapp

La propuesta fue explicada por la jueza del Superior Tribunal de Justicia, Liliana Piccinini, en una reunión llevada a cabo en la Legislatura, presidida por la legisladora Tania Lastra y que contó con la presencia del Defensor General Ariel Alice, legisladores, juezas de Familia y abogados.

La vocal del STJ, Liliana Piccinini, explicó los lineamientos generales y como se gestó el anteproyecto.

“Cuando se sancionó la ley el STJ estaba presentando el Plan Estratégico Consensuado. Dentro del plan se presentaron varias unidades de planificación. Cada uno de los jueces del STJ coordinamos una unidad. A mi me correspondió coordinar los programas del fuero de familia”, relató. “Trabajamos tres programas: un modelo de gestión distinto para los Juzgados de Familia, que lo pusimos en marcha en Bariloche y ahora se replicará en todas las circunscripciones, otro que tenía que ver con la capacitación de los operadores del fuero y un tercer programa que tenía que ver con la elaboración de un proyecto para el Fuero”.

Premisas de la iniciativa

“El nuevo Código Civil y Comercial nos trae constitucionalidad y convencionalidad. Entonces hemos incorporado las Convenciones, hemos intentado que cada organismos tenga su rol bien definido”, explicó la jueza Liliana Piccinini.

“Es un Código que le hace honor a la oralidad, como marca la Constitución de la Provincia”, recalcó. “Tiene en cuenta la brevedad de los plazos” y también “las consignas de lenguaje sencillo, tanto cuando se lleva adelante una audiencias como cuando se dicta una sentencia. Para que lo que se decida sea comprensible para la ciudadanía, no solo para el abogado”, ejemplificó.

“En el proceso de niñas, niños y adolescentes hemos definido bien los roles del Poder Ejecutivo. Lo que van a ver definido ahí es lo que sucede hoy en la práctica”, explicitó.

Luego se refirió a las cuestiones de violencia de género. Resaltó que el Código estipula diferencias: “La fundamental es que se está estableciendo con claridad qué comprende violencia familiar y de género y qué es delito. Lo que es delito no lo puede llevar adelante un juez de Familia. Por supuesto que va a seguir abierto el acceso a justicia en términos reales para las víctimas de violencia a través de los Juzgados de Paz y de los Juzgados de Familia. Pero aún manteniendo las facultades y obligaciones de dictar medidas cautelares con suma celeridad, si hay delito se remitirá al Ministerio Público Fiscal”, explicó la vocal del STJ.

En cambio, “si no se trata de violencia física, seguirá trabajando el Juez de Familia. Esa es una diferencia que hemos entendido necesaria porque vemos que los jueces de Familia, en casos de violencia física, no tienen potestad. Esa potestad la tienen los fiscales y los jueces penales”.

Luego, contó que “otra novedad del Código es el activismo del secretariado. Al Secretario se le delegan funciones, lo cual va incrementar la inmediatez y la atención personalizada, además de ubicar al Secretario en un rol que hoy no se le reconoce”.

Culminación en 2019

Más adelante la vocal del STJ afirmó: “la idea del Plan Estratégico y el trabajo en la unidad de planificación es ponerlo a disposición de la Comisión, recibir aportes, nuevas ideas. En el desarrollo de las reuniones iremos analizando de modo general y particular cada uno de los artículos. Estamos disponibles cada vez que seamos convocados, porque aspiramos a tener un Código de Familia este año”.

A la hora de explicar la génesis del proyecto, admitió que “con excesivo optimismo, pensamos que lo íbamos a poder elaborar en un año, pero nos llevó casi dos. Elaborar un Código de Procedimientos no es una tarea fácil”.

Resaltó que “fue realizado en una mesa integrada por juezas y jueces de primera instancia, camaristas y abogados, donde cada uno defiende su rol, su postura. Los debates fueron arduos, trabajosos, pero finalmente llegamos a este anteproyecto”.

“Lo mejor que nos puede pasar cuando elaboramos un código de procedimientos es que los que aporten las propuestas sean de los operadores. El hecho que participen jueces y abogados permite poner en el código lo que en la práctica ha resultado más beneficioso para el servicio”.

Luego, la jueza afirmó que la sanción permitirá tener “reglas claras, escritas y que los procesos sean homogéneos, para que los jueces, abogados y Ministerio Público sepa a que atenerse”.

“Hay procesos especiales dentro del Código que merecían un desarrollo puntilloso, pero es un Código sencillo. Está dividido en dos libros. El primero tiene las consignas generales de todos los procesos y los principios generalísimos del Fuero de Familia. En el segundo están todos los procesos especiales, como filiación, alimentos, procesos de capacidad, sistemas de protección, violencia familiar y de género”, argumentó.

La subcomisión que funcionará bajo la órbita de la comisión de Asuntos Constitucionales y Legislación General de la Legislatura.