Lo Principal

Fue hacer la verificación de su vehículo para poder transferirlo y el motor estaba adulterado

Verificadores del Departamento Sustracción de Automotores de Viedma, inspeccionaron una camioneta que tenía la numeración del motor adulterada, por lo que, acatando lo dispuesto por la Fiscalía de turno quedó en calidad de secuestro.

Un vecino de la capital rionegrina acercó su rodado-previo a sacar un turno- con el fin de poder completar el “Formulario 12”, requisito para que un vehículo sea transferido de un propietario a otro.

En una primera instancia los efectivos controlaron exhaustivamente la camioneta encontrando que el motor estaba adulterado. Seguidamente se ingresan los datos al sistema Dirección Nacional de los Registros Nacionales de la Propiedad del Automotor -DNRPA- pero éste no arrojó novedades preocupantes.

Finalmente se informó lo ocurrido a la Fiscal de turno que ordenó el secuestro de la camioneta y el inicio de las actuaciones judiciales.