Lo Principal

El verano es mejor con una alimentación sana y saludable

Durante el verano los hábitos de alimentación tienden a romperse ya que se opta por consumir lo más rápido ante las altas temperaturas.

Compartir en Whatsapp

Desde el Ministerio de Salud se brinda una serie de recomendaciones para llevar una alimentación sana y saludable durante esta época del año.

A la hora de alimentarse es recomendable elegir más frutas y verduras, de todo tipo y color, crudas o cocidas y consumir al menos cinco porciones por día.

En lo posible se recomienda realizar cuatro comidas al día (desayuno, almuerzo, merienda y cena) y siempre lavarse las manos con agua y jabón antes de comer y manipular alimentos.

Al momento de salir a la playa o ir a la pileta se aconseja prestar atención a los alimentos, asegurarse siempre de mantenerlos a temperaturas seguras, bien fríos o bien calientes. En el caso de las comidas ya cocinadas se recomienda no dejarlas a temperatura ambiente por más de dos horas.

Durante el verano la mejor opción para hidratarse es el agua segura, se deben consumir al menos ocho vasos por día.

Otro aspecto de la alimentación saludable es la actividad física, siempre es recomendable caminar, bailar, andar en bici, o hacer ejercicios al menos 30 minutos por día, lo cual mantiene al cuerpo activo y previene el sedentarismo.

Especial atención con los niños y niñas

Durante esta época del año las actividades al aire libre son más frecuentes, por lo tanto se debe tener especial consideración a la hora de compartir este tiempo con niños y niñas. Respecto a los niños en etapa de amamantado, se recomienda hacerlo con mayor frecuencia según la necesidad.

Cuando se realizan actividades al aire libre se deben llevar siempre a mano frutos, ensaladas, frutas disecadas y cereales sin el agregado de azúcar. Además, es importante tener cargada tu botella con agua segura, y consumir frecuentemente.

Limitar el consumo de golosinas, galletitas de paquete, alimentos ultraprocesados, jugos y bebidas azucaradas, fiambres y evitar todo tipo de alimentos procesados o industriales durante el verano.