Producción

Para reducir el abigeato, piden incorporar novedoso sistema para marcar ganado

A través de una comunicación a la Dirección de Ganadería, el legislador Fabián Gatti (Redes) solicita que en el marco de la ley de “Marcas y Señales de Ganado”, se arbitren en Río Negro los medios para la adopción de sistemas electrónicos de identificación de ganado, cuyo principal objetivo es la reducción del robo de animales (abigeato).

Se propone con ello su individualización mediante la colocación de un microchip electrónico bajo la piel del animal, instalado como orejera, inyectado bajo el cuero o tragado por el mismo animal. Por otra parte permite mejorar el sistema de información sobre del estado sanitario de los rodeos y optimizar la trazabilidad del ganado, como soporte auxiliar en el manejo ganadero regional.

El sistema electrónico contiene un número de identidad que permite el reconocimiento filiatorio inmediato del animal (características, raza, destino y propietario, entre otros puntos), cuya información es cotejada automáticamente con la base de datos almacenada en el Registro de Identificación.

Este sistema también tiende a evitar la faena en negro, identificar la cantidad de animales que componen el rodeo, su lugar de ubicación y el alcance de su status sanitario. Asimismo, permite registrar la trazabilidad del animal, es decir, conocer quiénes fueron sus dueños desde el nacimiento hasta el último eslabón de la cadena de comercialización, requisito fundamental para poder participar en el mercado internacional competitivo.

Con la mencionada medida alternativa de reconocimiento del ganado se pondera una efectiva implementación de certificaciones y controles que generan beneficios a todos los integrantes de la cadena de valor, como certificación del origen del producto y de los procesos de producción, controles impositivos y mejoramiento genético, entre otras posibilidades.

Gatti destacó que esta iniciativa fue impulsada hace unos diez años por la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) con algunas empresas privadas, que propusieron este sistema para la identificación de los vacunos. Posteriormente, fue descartado por los costos, por la dificultad de su implementación y por las nuevas normas de trazabilidad de SENASA con el uso de las caravanas.

De hecho, la identificación electrónica no está impuesta en ninguna legislación internacional obligatoria. La Unión Europea, en el Salón de la Agricultura, realizado en París en febrero del 2011, retoma la idea de identificación electrónica y podría darse como obligatoria a partir del 2018.

El legislador de Redes comenta que “hay experiencias en Nicaragua, Colombia, México y algunos países vecinos como Uruguay en forma voluntaria. Argentina ha realizado intentos de vincular la trazabilidad con la identificación electrónica para exportación y consumo, pero las distorsiones en el mercado local de carnes y el cierre de exportaciones han abortado o demorado esos proyectos. Recién ahora, comenzará a impulsarse en la ciudad de Buenos Aires”.

Básicamente, como alternativa tecnológica, es viable desde todo punto de vista, dado que se encuentra disponible en el mercado nacional y tiene un costo muy accesible para los productores de alrededor de 20 pesos. El microchip tiene una vida indefinida, pues carece de baterías y tiene la ventaja adicional de que puede ser recuperado en el matadero.